13 de noviembre de 2005

Click

Ya hace días que me escondo. Mis ojos se han acostumbrado a las persianas bajadas. Créanme, ser perseguido por la paparazziada cuándo se padece de fobia a las fotografías no es agradable. Imaginen a alguien sentado ante el fotomatón, esperando los flashes como el que espera ser fusilado. Ése soy yo. Pero necesito el aire; la noche será mi aliada. ¡Je! ¿Qué se han pensado? Hoy voy a salir.

Desde la portería del edificio no veo a nadie, tan sólo unas pocas ventanas iluminadas en los edificios cercanos. ¿Qué se habían pensado? Todo controlado. Salgo del portal y la bocanada de aire fresco que respiro es eternamente placentera, una orgía para mis pulmones. Me dirijo hacia el parque, cruzo la calle y todo sigue igual de quieto. Tranquilidad y relax, disfruto como un...

¡Click! ¡Flash!

¡Como un tonto, ya lo pueden decir! ¡Click! ¡Flash! ¿De dónde ha salido eso? Miro amenazante al semáforo ¿ha sido el cambio de rojo a verde? Un sudor frío empieza a empapar mi camisa. ¡Dios, estaba lavada de hoy, hay que ser gilipollas! Venga, tranquilicémosnos...

¡Click! ¡Flash! ¡Click! ¡Flash!

Un bote tremendo: mientras subo hacia el cielo del susto, miro abajo y veo mi par de zapatos en la acera; parezco un romano golpeado por Obélix. Caigo a cuatro patas, cierro los ojos y cuento hasta diez, de diez en diez (quince años de terapia sólo sirvieron para esto). Intento relajarme pero ya estoy temblando...

¡Click! ¡Click! ¡Click! ¡Click! ¡Flash!¡Flash!¡Flash!¡Flash!

He visto más lucecitas, y no acierto a ver desde dónde atacan. Cada una es un disparo: una, dos, ¡cien! Miro a izquierda y derecha, ojos como platos, tics faciales, temblor de manos, debilidad de piernas: todo un héroe. Me estoy poniendo muy, pero que muy nervioso, hay que tomar una decision: ¡retirada! Me giro y...

¡Boum!

Un árbol se ha interpuesto en mi camino. Creo que yo tenía preferencia, pero no recuerdo si el semáforo marcaba Árbol o Peatón en verde. Mi nariz se queja, escupo mocos, pido perdón al árbol por el encontronazo y continúo corriendo.

¡Click! ¡Click! ¡Click! ¡Click! ¡Click! ¡Click!

Diablos, esto ya parece la guerra radiada por Orson Welles. Corro, pero el click de marras ya retumba como un eco eterno en mis oídos. Sigo sin ver a nadie, sin descubrir a nadie, y mis calzoncillos tienen ya un mojado tono amarillento; jodeeeeeeeeeeer, ¿¿¿¿dónde están???? ¡¡¡Ei!!! ¡En el cielo! ¡Veo luces en el cielo! !Click! ¡Flash! !Click! ¡Flash! !Click! ¡Flash! !Click! ¡Flash! !Click! ¡Flash! !Click! ¡Flash! !Click! ¡Flash! !Click! ¡Flash! !Click! ¡Flash! !Click! ¡Flash! !Click! ¡Flash! !Click! ¡Flash! ¡Un montón de clicks y luces centelleantes ahí arriba! ¿¿¿Pero qué está pasando??? ¿Dónde está Orson Welles? ¡¡¡¡Coooooorreeeeeeeeeeee!!!

¡Boum!

La hostia con el escalón del portal es de órdago, !Click! mi cabeza da vueltas. Estoy en el suelo !Click! como una ballena embarrancada !Click! en la playa, la cara me abrasa, el ruido !Click! me martillea la cabeza, y sigo viendo esa danza de !Click! lucecitas en el cielo. !Click! ¡Flash! !Click! ¡Flash! !Click! ¡Flash! Busco el cobijo de las paredes, y entonces... Entonces lo veo. Es un cartel, colgado en una de las paredes del portal:

"MIRE AL CIELO Y SONRÍA POR FAVOR,
GOOGLE EARTH VA A FOTOGRAFIAR SU CIUDAD."

Miro al cielo y sonrío mientras me caen dos dientes.
Sáquenme guapo, es mi primera foto.



8 comentarios:

R A U L E dijo...

je je je Más real que la vida misma. Me he divertido mucho con tu relato, camarada, pero me quedo con una frase: "pido perdón al árbol por el encontronazo". En mi opinión, te define a la perfección. Un abrazo Sonámbulo.

sergisonic dijo...

je je ¿virtud o defecto?

Con unos 7 años, en el parque de delante de mi casa, corría alrededor de la zona de columpios. Un perrito (el diminutivo hace justicia) empezó a perseguirme, ladrándo. Tenía verdadero pavor a los perros. Seguí corriendo, pero mirando hacia atrás, vigilando que el perro no me alcanzara. Y entonces... ¡Boum! La hostia que pegué contra uno de los plátanos del parque (y bien gordo) fue de miedo. Hoy, cuando me acuerdo, todavía me duele.

Como tantas otras cosas que duelen cada vez que recuerdas. La vida está llena de árboles preciosos que sortear, pero ¿por qué sólo recordamos el árbol con el que te la has pegado? Qué difíciles somos...

Un abrazo sónico.

R A U L E dijo...

Ésta respuesta tuya, amigo, merece figurar como post. No desperdicies tu talento, pardiez!

sergisonic dijo...

¿Qué mejor que una conversación en la intimidad?

Ya tengo ganas de quedar con vos y vuestra bella durmiente: sin la ayuda de JC lo conseguiremos (jeje). Espero que, si escucha mis mensajes en el contestador de su móvil, no los tenga del todo en cuenta (de hecho, en "Descanso Dominical" no hay suficiente ruido musical).

Un abrazo al maestro aspirante a aonámbulo.

sergisonic dijo...

aonámbulo = sonámbulo

rafa dijo...

pattern recognition!

abrazo muy fuerte aonámbulos :)

siloam dijo...

jejeje, me ha encantado!
(me has recordado a un compa, que dice que cuando va por la calle, "salido de guardia", al oir cláxones o pitidos se echa la mano al busca, como si aún estuviese en acción)
besiños.

sergisonic dijo...

Y gracias a Kyle Baker por su dibujo, y claro está, por sus historias: humor e inspiración.