24 de marzo de 2015

En Revista Kokoro, "Espirometría"


No indiqué por aquí que en el último y excelente número de la Revista Kokoro, monográfico titulado "Uñas", participo con los prolegómenos de algo titulado "Espirometría".

Os dejo el enlace con un pantallazo, y el índice completo de la Revista:





NÚMERO 9
FEBRERO DE 2015

MONOGRÁFICO: UÑAS


 Benito del Pliego- Te comes los dedos

Pedro Montealegre- High lands

Susana Pozo- Arpadura

Marie-Louise Chapelle- nosotras entre. Traducción de Antonio F. Rodríguez y Lola Nieto

Jorinde Croese- Prolong the night

Luna Miguel- Tenías purpurina en los dedos(II)

Iván Humanes- XXVIII proposiciones mesméricas

Esther Ramón- Sin palparme los brazos

Lola Nieto- La herida del muñeco

Sergi de Diego Mas- Espirometría

Antonio F. Rodríguez- ,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,zombi

Rubén Martín- Fragmentos de un cortocircuito

Joaquín Manzi- Uñas pintadas

Laia López Manrique- Rasga(d) las vestiduras

Almudena Vega/ José Carra- Chasquido: La piel ajena

Òscar Solsona- Uñas

Antonio F. Rodríguez- Hora estalactita

Ángel Cerviño- Con uñas y dientes  llega el alba

Sara Torres- Vachábara. Collage de Sofía Costa Sadagorsky

Uxue Juárez/ Ibai Ganuza- Vida y milagros de Uña. 

Francisco Jota- Pérez- Ligadura de prolongación

 Marco Antonio Raya Ruiz- U
Ishmé Ioldaniaä- Las uñas de Carol Rama

Anabel Cristóbal- [From] como uña y carne

Ángel de la Torre- Contiene trazas


BARRA LIBRE

Isabel Mercadé- Emily

Mónica Ezquerra/Rubén Martín/Máquina líquida- Extractos de "Neuromaquia"

Ana Correro- Teatro griego

Yaiza Martínez- Poemas de "La nada que parpadea"

Juan Vico- La espuma de los cangrejos

Lucía  Boscá- Poner seD

Jenni Arnau- Sendas tenues

Pascal Quignard-  Morir de pensar. Traducción de Antonio F. Rodríguez

Ana Moya- Del trepar a los árboles

Begoña Callejón- Tres poemas

Soshanna Rappaport- Jaccottet- La ensoñación del viajero. Traducción de Ana Correro

Sonia Bueno- Dos poemas

Víktor Gómez-  Salir con urgencia

Marília Garcia- Una mujer que se ahoga. Traducción de Aníbal Cristobo



21 de marzo de 2015

3 cuadros


Esperaba

y vi tres cuadros 


al óleo


Sus nombres eran simultáneos


Primavera, Joaquim Mir

Noia i mirall, Laureà Barrau

Meva nena, Eduard Arranz-Bravo


El silencio se mezcló con el futuro


El saxofonista palpaba sus ondulaciones


[eso sí lo recuerdo]



Mientras tanto llueve

al otro lado de la mañana.



4 de febrero de 2015

Los muertos, Los huérfanos y Los turistas, de Jorge Carrión


La trilogía Las Huellas, escrita por Jorge Carrión, se completa con la publicación de Los Turistas (a la espera de una misteriosa coda en forma más breve). Una serie de novelas transgresora en las que la memoria rima con el ahora, atrevidas y diversas tanto en continente como en contenido, a la vez que comprometidas éticamente, con y mediante la ficción, la epidermis de lo real, reflexivas e inquisidoras, pues las respuestas sólo aburren, ciegan, obcecan. Son novelas multiplano, transnovelas. Búsquenlas en su librería favorita. 

http://www.galaxiagutenberg.com/autores/carrion,-jorge.aspx 

Aquí escribí una nota sobre Los Muertos. 
En breve más.

 Cito el inicio de cada una de las novelas:

 Inicio de Los muertos (Galaxia Gutenberg) 

      Nueva York, 1995. Un barrio en las estribaciones de la parte alta de Manhattan; ocho manzanas de edificios; cuatro; dos; una; en su lateral izquierdo: un callejón sin salida y, en él, un charco. 
      El Nuevo abre los ojos y siente el agua. En posición fetal, el perfil del cuerpo incrustado en el charco. Desnudo. Por la bocacalle pasa gente. Está solo, tirita. Sus retinas vibran, como si estuvieran en fase REM todavía. Tres figuras se detienen, al fondo. Una lo señala, pero el Nuevo no se da cuenta. Las tres figuras se convierten en sendos jóvenes: la cabeza rapada, cazadoras color caqui con las cremalleras abiertas, botas negras. Uno sonríe. Otro aprieta un puño americano. El tercero enciende la videocámara y dirige el objetivo hacia la víctima. La patada inicial le arranca al Nuevo un diente y detiene el parpadeo veloz de las retinas. Convergen golpes en sus carnes. «Bienvenido», le dicen; «bienvenido», repiten al ritmo de los puñetazos, de los puntapiés, de los pisotones. «Bienvenido, cabronazo, bienvenido.» Le escupen, a modo de despedida. El Nuevo es ahora un cuerpo amoratado, cuya sangre mancha el asfalto y se mezcla con el agua sucia. Pasan cuatro segundos y dos convulsiones. Se abre una puerta, en el extremo del callejón opuesto a la bocacalle. Sale el Viejo y se lleva al Nuevo a rastras. Éste no opone resistencia.

---

Inicio de Los huérfanos (Galaxia Gutenberg) 

     He tardado trece años en acostumbrarme a la luz amarilla. Al abrir los ojos esta mañana no he sentido por primera vez la herida de lo indefinido. Aun antes de lavarme la cara y de ver mis propias facciones distorsionadas por el espejo envejecido, como cada día, reflejo cansado y sin aura, el torso cubierto por el desgastado suéter gris, los codos apoyados en el borde del lavamanos, me he dado cuenta de que mis pupilas habían descansado, de que mi cuerpo había dormido sin interrupción durante siete horas, de que mi cerebro –sobre todo– discernía entre anoche y ahora, pese a que no existiera ninguna diferencia luminotécnica entre el momento en que cerré los párpados y el momento en que los he abierto. 
     Durante todo el día he pensado a intervalos en ello, en lo mismo: trece años he necesitado para acostumbrarme a la ausencia de días y de noches que no sean meros números, periodos digitales. 
     Trece años de luz amarilla. 

---

Inicio de Los turistas (Galaxia Gutenberg) 
 
     Como cada mañana, se dispone a pasar la jornada en el aeropuerto, estudiando a los pasajeros, desentrañando el enigma de sus rostros, viéndolos subir en aviones hacia destinos cercanos o remotos, qué más da, móviles ajenos a su destino inmóvil. 
     La carburación del motor se apaga como sus pensamientos. Anthony pone el freno de mano, coge del otro asiento la cartera de piel negra que se recorta sobre la tapicería beige, desciende ágilmente del Jaguar y, mientras se cerciora de que todo está bajo control, abre la puerta de su pasajero. De perfil, su chófer siempre le ha recordado a un actor de su infancia, uno de esos secundarios en blanco y negro de pelí- culas de intriga, no tanto el mayordomo como el vecino sin una sola línea de guión. Desnudo de la gorra que siempre llevó Ian, su padre, con el cabello meticulosamente peinado con raya al lado y con su metro noventa de estatura, deben de pensar que es su guardaespaldas, esos curiosos que se han girado para admirar la superficie bruñida del automóvil y su célebre felino plateado, como si precisara de protección la rutina que es su vida.


25 de enero de 2015

El insomnio es polisémico


El insomnio es polisémico.


insomnio.

(Del lat. insomnĭum).

1. m. Vigilia, falta de sueño a la hora de dormir.

2. m. Vigilia, acumulación de sueños, despierto.

3. f. Ventana abierta,

        movimiento de ramas.

        Nido perenne.

4. m. "Timeline" (Dir. Tim Burton).

5. f. La cama, montañas de discos y libros, leer por ósmosis.

6. m. Plano secuencia, anochece, fundido en negro, amanece.

7. m. Travelling.

8. m. Estado polisémico, onírico, pixelado.

9. f. La noche es el manicomio de las plantas (R. Zurita).


7 de enero de 2015

Epítome [1]



Niños que en el día de reyes no volverán a jugar en la calle hasta que no se vendan drones como juguete. 


"Personajes interrumpidos, avanzamos por los días hasta que el azar termina su trabajo y nos lleva ante un oráculo, el relator capaz de contar la otra parte de nuestra propia historia."
¿Hay vida en la Tierra?
Juan Villoro (Anagrama)



En econometría (de ὀικο-νομος oiko-nomos, 'regla para la administración doméstica' y μετρια metría, 'relativo a la medida') la variable representada por la letra 'u' o la letra 'μ' da forma a lo que se conoce como perturbación o error aleatorio: la variable aleatoria, el comportamiento inesperado, la suerte o el destino. 




Dudo entre hibernar o invernar. 
Me muevo entre matices.






31 de diciembre de 2014

Poesía 2014

Incluso espeso y disperso, puedo afirmar que este 2014 ha resultado ser una cosecha excepcional en mis lecturas de poesía, con un listado maravillosamente extenso de libros que me han dejado patidifuso, boquiabierto, oral y verbal. Son muchos más de los que aquí señalo, pero filtraré aquellos publicados durante 2014, sólo por capricho cómodo. Sobre todos ellos me encantaría detenerme con la reflexión y espacio que se merecen. De momento quedan listados. Quién sabe más adelante, quizá unas letras, quizá unas líneas, quizá un poema leído en voz alta durante una madrugada.

En cualquier caso, lean poesía. O simplemente, lean.

Decreación, Anne Carson (Vaso Roto)
Mis padres: Romeo y Julieta, Pablo Fidalgo (Pre-Textos)
Rompiente, Jorie Graham (Bartleby)
Alambres, Lola Nieto (Kriller 71)
Mi séquito silencioso (Vaso Roto), Mestre de disfresses (Eumo), Charles Simic
El sol tras el bosque, Rober Hass (Trea)
amor.txt, David Refoyo (La Bella Varsovia)
La imatge, Josep Palàcios (Publicacions Universitat de València)
Llegada a las islas, José Óscar López (Baile del Sol)
Alfabeto, Inger Christensen (Sexto Piso)
Serial, VVAA (El Gaviero)
La mujer cíclica, Laia López Manrique (La Garúa)
Dices, Eduardo Moga (Libros en su tinta)
¿Por qué hay poemas y no más bien nada?, Ángel Cerviño (Amargord)
El silencio de las bestias, Unai Velasco (La Bella Varsovia)
Cicatriz, Charles Wright (Vaso Roto)
Chatterton, Elena Medel (Visor)
Al aire libre, Jordi Corominas (Versos y reversos)
Epitafios, Antidio Cabal (Kriller 71)
Resonancia, Richard Jackson (Kriller 71)

de Decreación, de Anne Carson.


5 de diciembre de 2014

Sessió contínua, un poema de Charles Simic


Mestre de disfresses

Charles Simic (Eumo Editorial)

7 de noviembre de 2014

Whatsapp: carta de Felice Bauer a Franz Kafka

En estos días se habla mucho de Whatsapp y el double check verde o azul, del no check [no news, bad news], de la sospecha incómoda, ansiosa o celosa, y pienso sobre la correspondencia, en su evolución a lo largo de los años, a partir de la lectura de las "Cartas a Felice", de Franz Kafka. La lectura sincopada en la que me adentro desde hace meses en las cartas que Kafka escribió [y envió], a Felice Bauer me tienen hipnotizado. Leídas en sucesión líneal me encuentro ante un conjunto de fragmentos que conforman el cuerpo de una novela de no ficción epistolar, excelente además, que muestra el arrebato y la pasión desde [y mediante] la literatura. 

Pero recupero el hilo sobre el hábito de la correspondencia, sobre el hábito actual, en relación a esta historia de amor, maravillosamente editada por Nórdica Libros. Tan sólo se conservan las más de quinientas cartas de Kafka, no así las de Felice Bauer perdidas en algún extraño limbo, por lo que de alguna manera y quizás necesariamente, primero tuvieron que ser olvidadas. Son elipsis a intercalar entre las palabras del autor checo. Las cartas de Felice no existen, al menos en apariencia, física y materialmente. Me pregunto los motivos, escruto una historia que ni me pertenece, ni debiera pertenecerme. Imagino sin vergüenza, sin resuello. Ficcionalizo y al poco, me doy cuenta de algo importante: la trampa electrónica es el milagro que obra al enviar una carta y no perderla, el no sufrir la sensación de lanzar lo escrito sin posibilidad de regreso, el abandono del texto, vivir el duelo de lo grabado en tinta. Hoy, lanzamos al aire o al mar esa carta, pero ésta no nos abandona sino que podemos disponer y disponemos de ella, automáticamente archivada. No obstante jamás acudimos a la carta enviada, a la relectura, como no pudo hacer Kafka, a quien imagino quemando o escondiendo tal compendio de sensaciones íntimas, pero salvaguardando copias para sí mismo, antes del envío definitivo. Kafka esperaba con ardor la respuesta de Felice, y mientras esperaba continuaba escribiendo compulsivamente. 

Seguimos como él, como antes, escribiendo y esperando la respuesta, la cual [si llega] se archivará muy cercana a nuestra paciencia e impaciencia: Gmail, Whatsapp, Messenger guardan nuestra correspondencia: la escrita y la recibida. Y aunque sólo nos interese la recepción, el feedback, llegue éste o no, que levante la mano aquel que se atreva a suprimir definitivamente esos envíos bidireccionales. Nuestra pequeña biografía se halla escrita en la intimidad de esas palabras y en las elipsis contenidas en ellas. Somos seres epistolares, íntimos, bandejas de entrada y elementos enviados de un franzkafka@gmail.com cualquiera.


Coda:

"Carta de Felice Bauer a Franz Kafka"

Publicada en Obituario Magazine #15




20 de octubre de 2014

Estrofas [1]: Bob Dylan - Things Have Changed

Hay estrofas cuyas palabras parecen haber nacido para formar parte de ella, de esa canción, de un momento ya eterno e irrepetible, palabras que no tienen sentido fuera del pentagrama, de la calle que se dibuja sobre la página en blanco. La musicalidad es exacta, el ritmo matemático, incontestable.

Esta serie que empiezo hoy [y que denominaré simplemente estrofas] queda inaugurada con el tema "Things have changed", de Bob Dylan:

People are crazy and times are strange
I'm locked in tight, I'm out of range
I used to care, but things have changed






A worried man with a worried mind
No one in front of me and nothing behind
There's a woman on my lap and she's drinking champagne
Got white skin, got assassin's eyes
I'm looking up into the sapphire tinted skies
I'm well dressed, waiting on the last train

Standing on the gallows with my head in a noose
Any minute now I'm expecting all hell to break loose

People are crazy and times are strange
I'm locked in tight, I'm out of range
I used to care, but things have changed

This place ain't doing me any good
I'm in the wrong town, I should be in Hollywood

Just for a second there I thought I saw something move
Gonna take dancing lessons do the jitterbug rag
Ain't no shot cuffs, gonna dress in drag
Only a fool in here would think he's got anything to prove

Lot of water under the bridge, Lot of other stuff too
Don't get up gentlemen, I'm only passing through

People are crazy and times are strange
I'm locked in tight, I'm out of range
I used to care, but things have changed

I've been walking forty miles of bad road
If the bible is right, the world will explode
I've been trying to get as far away from myself as I can

Some things are too hot to touch
The human mind can only stand so much
You can't win with a losing hand

Feel like falling in love with the first woman I meet
Putting her in a wheel barrow and wheeling her down the street

People are crazy and times are strange
I'm locked in tight, I'm out of range
I used to care, but things have changed

I hurt easy, I just don't show it
You can hurt someone and not even know it
The next sixty seconds could be like an eternity
Gonna get low down, gonna fly high
All the truth in the world adds up to one big lie
I'm in love with a woman who don't even appeal to me

Mr. Jinx and Miss Lucy, they jumped in the lake
I'm not that eager to make a mistake

People are crazy and times are strange
I'm locked in tight, I'm out of range
I used to care, but things have changed

18 de octubre de 2014

En Revista Kokoro #8 (Agujeros): 'Definición de no puerta'


Ha sido un placer participar en el último monográfico de la revista Kokoro con 'Definición de no puerta'. Enlazo el índice con unos textos interesantísimos.

http://www.revistakokoro.com/Revistaindice.html
 ...

Ángel Cerviño- Boquiabierto agujero 

Sara Torres- La niña la vieja la bruja
David Leo- Nueve meses sin lenguaje
Anabel Cristóbal- El centinela
Ana Moya- El viaje del mito
Òscar Solsona- Agujeros
Teresa Soto- Tres poemas-agujero. Ilustraciones de Nicholas Callaway
Rubén Martín-Borradores de un poema en reacción a Anticorps, de Antoine d'Ágata
Susana Pozo- Petits trous de loup
Christophe Tarkos- Entrar. Traducción de Antonio F. Rodríguez
Ángela Segovia- lo más raro que sé
Sergi de Diego Mas- Definición de no puerta
Joaquín Manzi- Agujeros en la lengua
Mariel Manrique- Snatcher
Mary Jo Bang- La duda provisional como espacio arquitectónico. Traducción de Aníbal Cristobo
Lola Nieto- A través
Jenni Arnau- Vendrá esa luz
Luis M. Hermoza- Poesía es más allá
Antonio F. Rodríguez- La Trepanadora
Nastasia Bolodinova- Agujerénticas
Lola Nieto- La casa mágica de huecos de Chikaku
Sonia Bueno- Un poema de Aral
Raúl Quinto- Hikikomori
Junji Ito- El enigma de la falla de Amigara. Traducción de SPIFF. Edición de KNIVES. Corrección de LINNA.
Alejandro Cuerda- Principio azul de la guarida
Laia López Manrique- Incesto, madrigueras (Texto para ser gritado)


BARRA LIBRE


David Meza- Fragmento del diario de Édgar
María Salgado- Una idea del amor
Suzanne Doppelt- La mayor aberración. Traducción de Antonio F. Rodríguez y Lola Nieto
Anna Tort-  ¡Copiad, copiad, malditos!
Mercedes Roffé- Poemas de Carcaj: Vislumbres
Carmen G. de la Cueva- La casa muerta.  Historia imaginaria y real de una antigua familia sevillana
Julia Kristeva-  La lengua cortada. Pequeño tratado sobre los espacios de la erótica mística. Traducción de Antonio F. Rodríguez