6 de enero de 2018

El viaje de los magos, de T. S. Eliot


Aquella sí que fue una travesía fría,
justo la peor época del año
para un viaje, y un viaje tan largo:
los caminos socavados y un tiempo riguroso,
lo más helado del invierno.
Y los camellos magullados, las patas lastimadas, díscolos,
echándose en la nieve que se derretía.
Hubo ocasiones en que extrañamos
los palacios de verano en las laderas, las terrazas,
y las sedosas muchachas trayéndonos sorbetes.
Además, los camelleros que maldecían, rezongaban
y desertaban, ansiosos de aguardiente y de mujeres,
y los fuegos nocturnos que se apagaban, la falta de refugios,
y las ciudades hostiles, los poblados inamistosos,
y los sucios caseríos donde cobraban precios muy altos:
aquellas sí que fueron circunstancias muy duras.
Al final optamos por viajar la noche entera,
con voces que resonaban en nuestros oídos, diciéndonos
que todo era una locura.
Después, un amanecer, llegamos a un valle templado,
húmedo, bajo la línea de las nieves, fragante de vegetación;
con un arroyo, un molino que batía en la oscuridad,
y tres árboles contra el cielo bajo,
y un viejo caballo blanco alejándose al galope por el prado.
Después arribamos a una taberna con hojas de parra en el dintel,
seis manos ante una puerta abierta jugando a los dados por monedas de plata,
y pies que pateaban odres vacíos.
Pero allí no nos dieron noticias, y entonces continuamos
y a la noche, justo a tiempo, dimos
con el sitio; la cosa fue (podría decirse) satisfactoria.

Todo eso ocurrió hace mucho, lo recuerdo,
y lo haría de nuevo, pero repara
en esto, repara
en esto:¿se nos hizo viajar hacia
un Nacimiento o una Muerte? Hubo un Nacimiento, por cierto,
tuvimos la prueba y no dudamos. Yo había visto nacimientos y muertes,
pensando que eran cosas distintas; este Nacimiento fue
para nosotros dura y amarga angustia, como la Muerte, nuestra muerte.
Retornamos a nuestros lugares, estos Reinos,
aunque ya no más en paz, en el viejo orden establecido,
con un pueblo extraño aferrado a sus dioses.
Me sentiría gozoso con otra muerte.

T. S. Eliot

--

sergi

2 de diciembre de 2017

España a las 10

En La Réplica nos preguntaron a unas cuantas personas qué nos gustaba de España.

Clicad en el enlace para leer el resto de aportaciones en "Los independentistas no odian España".

Mi texto, revisado, es este "España a las 10".


ESPAÑA A LAS 10

De España me gusta el Guadiana, cómo se muestra y niega sobre el plano, cómo trasciende a la muerte para volver a la superficie y cantar a la sierra, a la meseta y a sus rotondas inservibles, el Guadiana como autopista que todo lo sabe.

De España me gustan Cervantes, Lorca, Morente y Leonard Cohen, Valle-Inclán y las luces bohemias, las vidas en sueño de Calderón, los pícaros, los anónimos y los pseudónimos, Machado en el desierto de los Monegros y en Castilla y sus campos, el silencio de Valente, el realismo ficción de Sergio Gaspar, VLM y AFM, el barrio chino de Mendoza y Gil de Biedma, las conversaciones de Borges y Bioy, Vila-Matas y el último año en Marienbad, el sexo en prosa de Rimbaud y Ballard, la libertad leída por Joan Margarit y Luis García Montero, la ironía de Simic y el perdón de Serrat, las masturbaciones de DFW y Ian Curtis, el Guadiana seco e invisible de Pynchon y Salinger, la sonrisa de Clint Eastwood, Filmin y lo imposible en Don DeLillo.

De España no me gusta lo imposible ni Amenábar.

De España me gustan las polisemias, los anuncios del director general de CAMP, la música de Sr. Chinarro, Esplendor Geométrico, Los Planetas, Manta Ray, Beef, El Niño de Elche y Enrique Falcón, Serge Gainsbourg, Sonic Youth y Puccini.

De España me gustan los calamares, el gazpacho, el Rioja y el Ribera del Duero, las patatas bravas y el chuletón a la piedra, la paella de mi abuela, las croquetas y el jamón ibérico, el marisco y las pipas, el pescado y el marisco ennegrecido y la gente en Chernobyl y en Galicia, las lanchas motoras, las rayas secantes sobre el mar.

De España me gusta un Madrid 0 – Liverpool 2, la Gran Vía y el barrio de las Letras, Lavapiés y Malasaña. 

De España me gusta el Fotomatón, las exposiciones en el CA2M, los paseos por Usera, las tiendas de calzados VR, el aceite de oliva de Úbeda, los rodajes en Extremadura, el Cabo Finisterre y el Peñón de Gibraltar.

De España me gusta la amistad de la gente, la palabra y el gesto.

De España no me gusta su autocrítica.

De España me gusta el Café Hafa en Tánger, el horizonte sin línea de una isla, el mapa troquelado de argentinismos, de pakistaníes, de sirios, de esquimales y canguros de Nueva Zelanda, la libertad en 3D sin puntos cardinales.

De España me gustan los intervalos abiertos.

De España me gustan las casas bajas, los patios andaluces, los acantilados violentos, las mezquitas, los pasos a nivel, los rascacielos, los puentes sin sentido y sin diccionario, los acueductos, las cunetas por descubrir, las ruinas modernas, las barcas de pescadores y el barco de Chanquete, los viajes a Andorra, el tabaco de estraperlo, la aspirina francesa, Jessica Fletcher y Michael Knight, Oliver y Benji y el fútbol a cámara lenta, las aventuras de Tom Sawyer y el televisor dando la buenaventura.

De España me gusta Chiquito de la Calzada ocupando en la RAE el asiento con una letra llamada Ch.

De España me gusta lo que no es España.





Sun Kil Moon live in Barcelona 22/11/2017, Espai Fabra i Coats

Reseña del concierto para Blisstopic aquí.

"(...)En Kozelek todo es mentira. Todo menos él."

14 de junio de 2017

Henry D. Thoreau

«He leído que la corriente del Amazonas es fuerte, pero que el viento siempre sopla en dirección contraria a la de la corriente. Esto suena demasiado bien como para ser verdad (23 de julio de 1860)»


Henry D. Thoreau

26 de enero de 2017

Próximamente, en Trea

8 de agosto de 2016

Agosto, desenfoques [3]

El púnctum (o recuerdo) es una boya amarilla que se balancea sobre una superficie líquida, celeste por reflexión. Multiplico la mirada en nanosegmentos: logro que todos los momentos sean uno.

Agosto, desenfoques [2]


"Los hay que saben viajar, aunque no se alejan mucho de su vehículo". Como agosto, la palabra es lo que falta. Pie de foto, define. La invención es la palabra, y la palabra es lugar y abstracción [la falsa són les golfes, un espai que és, però no existeix], el cuerpo que se vacía de sonido.



6 de agosto de 2016

Agosto, desenfoques [1]

La esencia de agosto es que agosto no existe. La invisibilidad. El tiempo detenido. La temperatura que reposa sobre los coches aparcados. La noche se llena de agostos, pero agosto es mentira.

6 de marzo de 2016

Gasolineras


Hay días largos. Días largos con sus noches, trampas del lenguaje, horas circundando un reloj, days of wine and roses, de carreteras secundarias o autopistas [da igual], horas fronterizas entre un ayer y un mañana que como el vermut, la fideuà, el rock en Mali [o en un Malibú futuro] o la llamada telefónica son las risas sobre el periódico.

Sin orden: en la cafetería, un chico peruano sigue leyendo el periódico a un señor que no puede. Tiemblo, pero desconozco el motivo. Es el viento, Gary Snyder hablando del oeste, los abrazos y las palabras, la silueta de una figura.

En el fin de la noche, Imarhan hablará de otro desierto. A esas horas ya hemos visitado el barrio de Astor. Y Vallcarca, Poblenou, el Carmel, el Paralelo, Calrose y sus jabalíes, trayectorias y señales de osos, secuoyas y tortugas milenarias que anotan nuestras huellas, Pisadas sobre el Polvo en la frontera [Elías], la interzona, el púnctum de un viaje que fue y que es.

Encontrarnos en las gasolineras, de eso va este camino.

Pero no diré nada más.

22 de febrero de 2016

Colours: Yorke, Kandinsky, Wittgenstein

"¿En qué medida podemos comparar el blanco y el negro con el amarillo, el rojo y el azul, y en qué medida no podemos hacerlo? Si tuviéramos un tapiz de pared con cuadros rojos, azules, verdes, amarillos, negros y blancos, no nos sentiríamos inclinados a decir que está hecho de dos clases de partes, las coloreadas y las, digamos, incoloras." 
Ludwig Wittgenstein ('Observaciones sobre los colores'

"Gelb-Rot-Blau" 
Vassily Kandinsky (Óleo sobre lienzo; 'Amarillo-Rojo-Azul') 

"There are two colours in my head."
Thom Yorke ('Everything in its right place', Kid A LP)