25 de marzo de 2006

Sonic Youth EP (reed.)

Se recupera el primer trabajo de Sonic Youth, una joya escondida por la que los coleccionistas ya pagaban sumas elevadas, ahora remasterizado y bien acompañado por un puñado de extras: uno de los primeros conciertos que los sónicos dieron como cuarteto el 18 de septiembre de 1981, meses antes de la publicación del EP (con Richard Edson a los tambores), más un inédito de los ensayos previos. Después de aquel concierto, de ver a aquellos jóvenes maltratando guitarras y aporreando instrumentos, en absoluta conjunción hipnótica bajo el muro sonoro creado, un tipo llamado Glenn Branca les proponía grabar la primera referencia para su sello, Neutral Records. Grabado en dos días de diciembre de 1981, "Sonic Youth" es un trabajo de reveladora escucha: los primeros 3'24" de “The Burning Spear” eran un aviso, una sirena de alarma antiaérea: metrónomo en marcha, golpe de caja y platos, baquetas vibrando, rozando y golpeando las cuerdas de las guitarras, una línea de bajo reiterativa en su simpleza y un esotérico efecto sonoro creado con la manipulación de un taladro en el wah-wah. ¿Música, experimentación, extravagancia? Sonaba bien, y eso, en definitiva, es lo que importaba. El EP recopilaba todo un anagrama sonoro que acabaría definiendo al grupo: la búsqueda de melodías en lo más profundo del sonido (“The burning spear”), afinaciones extrañas entre paisajes minimales (“She is not alone”, “I dreamed I dream”) y desarrollos musicales asimétricos (“I don’t want to push it”, “The good and the bad”) son adjetivos constantes a lo largo de 25 años de carrera (seguramente no siempre con igual inspiración), tanto en sus primeros trabajos, más oscuros y cercanos a la no wave y a la vanguardia arty neoyorquina (“Confusion is sex”, “Kill your idols”, “Bad moon rising”), como también en el singular acercamiento que el grupo haría hacia la cultura pop (“Evol”, “Sister”, “Daydream Nation”), o incluso en las concesiones a la industria del rock independiente (“Goo”, “Dirty”, "Washing machine", “A thousand leaves”, “Murray street”, “Sonic nurse” –dejando como casos aparte los extraños “Experimental jet set trash and no star” y “NYC ghosts & flowers”-). El concierto que completa la reedición se compone de siete temas grabados en el festival Music for Millions (dónde también tocaba una banda llamada R.E.M.), con cinco de los que acabarían formando el EP homónimo (algunos con títulos diferentes), entre los que destaca la soberbia versión de “The burning spear", así como los dos inéditos incluídos: “Destroyer”, un excelente instrumental, y “Cosmopolitan girl”. El escenario ya se presentaba como el perfecto laboratorio de pruebas para Sonic Youth. Hay que destacar también el precioso libreto que acompaña al CD, con jugosísimos textos de Glenn Branca, Richard Edson y Byron Coley, compartiendo sus vivencias sónicas de aquellos días. Y es que, amigos, la historia está escrita: “The music cooooooomes... The burning speaaaaaaar!”.

Sergisonic

7 comentarios:

R A U L E dijo...

Lo que no cuentas es que Sonic Youth comenzaron como grupo de versiones de Europe. Joey Tempest forever!!

sergisonic dijo...

¡Anagramo, que eres un anagramo!
:P
¡Joey Tempest y Lee Ranaldo forever!

rafa dijo...

mira que busqué este disco por ahí veces y veces y veces y...

i'll be there!!!

saúdos camaradas!

manuel h dijo...

no sabe uno si ponerse a escucharlo con devoción, o quedarse con tu escrito. Deberían incorporarlo al libreto.

saludos

sergisonic dijo...

gracias manuel h (pero escúchalo :D), en www.myspace.com/sonicyouth hay un tema ("Destroyer").

rafa, you are in.

mag dijo...

helloulas...

el sábado acá en méxico toco thurston al lado de tom surgal y william winant, lo que más recuerdo es que salí pensando en que thurston es -dios- por eso que bien leerte...

saludos alados!

mamen somar dijo...

Me lo has puesto tan bien que tendré que escucharlo.
¿No serás jefe de ventas?

Lo de Joe Tempest es mucho ehh sergi?
Recuerdo lo loquita que me tenía y la canción de Carrie.., Ufff que lejos está todo eso. Gracias a dios, que qué pintas madre¡¡
Besos sin cuenta atras.
Mamen