27 de diciembre de 2007

los coches


amasijos de hojalata goma neumática
y cristales parabrisas que se convierten
en coches como el seat 127

y sus visitas a las cunetas con el motor
caliente el land rover empujado por niños
con carteras y plumieres son gas-oil de EGB

el renault 5 de sofás de terciopelo
y el más grande el seiscientos barcelona
novecientos diecisiete dos cuarenta

en el que nos conocimos tú yo los niños
el banco el primer crédito las dificultades
las broncas de final de mes las cenas con velas

el bulto en el pecho las charlas los médicos
la vida de nuevo los te quiero en las sábanas
la eterna sonrisa en el horizonte del seiscientos

en el que nos conocimos los coches tú y yo

14 comentarios:

el_Vania dijo...

Y es que los coches dejan de ser seres inertes cuando se convierten en protagonistas esenciales en pasajes trascendentes de nuestras vidas...
Como aquel Seat 850 coupé de mi padre... o aquel Ritmo que tantos años duró, al que despedimos casi con lágrimas en los ojos...
Salud/OS motorizados, amic.

Lágrima del Guadiana dijo...

Amasijos de conciencia enredados en ese ir y venir de carreteras, sin mapa, con velas, y quizá el horizonte más allá del último te quiero.

¿Tu coche se llamaba...?

:) Besos

DANI dijo...

Me imagino que soltar la lagrimita del seiscientos donde me conocí a mi mismo, no tiene ningún mérito después de leer esto.

Raule dijo...

Amor y coches no significa que una relación siempre marche sobre ruedas. Curioso.
Un abrazo, amigo.

ybris dijo...

¿De verdad conociste el seiscientos barcelona
novecientos diecisiete dos cuarenta?
Quítense el seat 12 y el R 5.
Que hay recuerdos que no lo son sino anclados en ciertos coches.

Un abrazo

humo dijo...

Uuuuuuuuuuuuuuuuuy, cuando empezamos a añorar viejos tiempos, o viejos coches, que para el caso es lo mismo...

Carmen dijo...

mi madre se puso de parto en el coche. Me faltó muy (muy muy) poco para nacer en un Renault 4 color amarillo con funda de cuadros en los asientos :)

me gustan tus palabras puzzle.

Un beso

-Pato- dijo...

uh me llevaste de viaje en cada auto, me llevaste bien lejos, hasta el peugeot celeste de mi viejo...

Me gustan los coches y las miradas que de ellos recuerdo.

Vos lo pintaste excelente en este poema.

Un abrazo y un muy feliz 2008

Pilar M Clares dijo...

Quela vida era un número nos dimos cuenta. Me gusta tu modo.
Un saludo

Escéptico dijo...

Precisamente ayer compré en fnac.es los dos primeros años de la serie doctor en Alaska.

Me pareció un buen autoregalo para este 2008

Un abrazo

Alberto dijo...

Mis mejores deseos para el 2008.
Feliz año nuevo!
un abrazo.

prazsky dijo...

Me gusta leer los poemas al revés.

La hisoria de una vida ¿verdad?

Feliz lo que sea :)

Angus Scrimm dijo...

90 65 96

Es difícil mezclar tantas fechas en tan poco espacio de forma más estimulante..

abrazos

manuel_h dijo...

nostálgicamente tremendo!!

un abrazo y feliz año