2 de junio de 2011

Pequeñas píldoras de amor: la otra crónica de Primavera Sound 2011


Contracrónica de Primavera Sound 2011, clicando aquí.


Swans; Primavera Sound 2011, Barcelona


La georevolución de Primavera Sound. PS es un concepto musical urbano y viral que ocupa sutilmente el territorio, expandiendo su particular influencia en esta ciudad de tiempos convulsos: conciertos en el metro, en bares, en parques, en la calle, en hoteles... Tanto la #acampadabcn de Plaza Catalunya, recordada sobre el escenario por Alan Sparkhaw (Low) y Javis Cocker (Pulp), como los señores del Hotel Vela podrían encajar en este atracón musical de primavera, unageorevolución que no será televisada, pero sí musicada y tuiteada. Ya no podremos saber qué pensaría sobre ello el gran Gil Scott-Heron, que nos dejó durante la jornada del viernes, y a quién los escoceses Mogwai dedicaron parte de la supernova que lanzaron desde el nuevo escenario bautizado como Llevant, y que también podría haberse denominado “Galaxia lejana, muy, muy lejana”, en honor a George Lucas que, al igual que Julio Iglesias, Chuck Norris o David Bowie, tampoco estaba en el cartel este año. 
Mens sana in corpore sano. PS2011 apuesta definitivamente por una puesta a punto. Todavía no hay estaciones de bicing en el recinto, pero caminar de un escenario a otro es un sano y quilométrico ejercicio para la masa de asistentes: barbilampiños y barbudos, labios fundidos en carmín rojo, ataviados con modernas gafas y complementos Adidas, se encontraron reconvertidos en olímpicos deportistas con los que se solidarizaría el monstruoso Nick Cave (Grinderman), quien subió y bajó las escaleras desde el escenario principal hasta el público entre unas 20 y 50 ocasiones. Por si no había poco con el ejercicio físico, PS2011 amagó con un intento de festival abstemio: un sospechoso cruce de cables informático que dejó secos a muchos durante horas, pero que acabó redimensionando el consumo una vez solucionado el entuerto. Como prueba de ello, el pedal con el que el supervitaminado Jonathan Donahue (Mercury Rev) subió al escenario durante la recreación rockera y psicodélica del Deserter’s Songs. Pero claramente los que se llevan la palma en cuanto a aguante, erigidos en el orgullo de la futura generación de la jubilación tardía (también llamada Next Generation ZP Forever) son los eternos Alan Vega y Martin Rev, longeva pareja que forma la banda de protoelectrónica punk Suicide, que si bien con alguna que otra dificultad de movilidad y dicción lograron meter al público en su bolsillo de drones, perfecto medicamento para la sordera esquizofrénica, pero no contra ella (Einsturzende Neubaten, Mogwai o los Swans de Michael Gira aprovecharon el eco para levantar sus propios muros): en PS2011 no se aceptan vacunas contra el sonido.
Moda psicodélica y estampas para el álbum. Los balanceos de la teclista de Moon Duo crearán tendencia con toda seguridad, dado que sería imposible bailar de otro modo con otro corte de pelo. No así la exageradamente vestida PJ. Harvey, ni los pantalones por encima del ombligo de Eleanor Friedberger, la cantante de la banda más freak del festival, The Fiery Furnaces, híbrido mutante entre Patti Smith y Charles Chaplin. Sólo por no dejar nada en el tintero, alguien debiera decirle a Paul Banks, frontman de Interpol, que su reloj o “peluco” no se estila en estos lares, y a los miembros de Fleet Foxes que estaban muy guapos con unos sombreros de lana que consiguieron elevar la temperatura del festival (sus voces también). De los disfraces de Sufjan Stevens y de la banda estadounidense Of Montreal mejor no hablar, ya que por suerte su música lo hace mejor. Tan sólo insistir en que podrían haber prestado las alas al volador Jonathan Donahue (Mercury Rev): hubiera tardado menos en entrar en órbita. Como siempre, la estética (oh, sí) no descansa en territorio moderno. 

Cápsulas de amor. 
Nadie sabe qué rostro tiene la encapuchada figura que año tras año se dedica malévolamente a coordinar la parrilla del festival, y que este año rizó el rizo al influir en los arbitrajes y en la UEFA, regalando el acceso del Barça al Festival, es decir, a la final de la Champions: Mourinho no lo sabe, pero el culpable lo encontrará en PS2011. Forzados a renunciar, había que bascular de escenario en escenario en busca de excelentes momentos: James Blake, tUnE-yArDs, Glenn Branca, Kurt Vile o The Album Leaf son pequeñas píldoras de amor que no sacian nuestra sed: la perfecta definición de lo que significa San Miguel Primavera Sound, el mejor de los virus.