19 de enero de 2013

"Amour", de Michael Haneke





La batalla del intelecto contra la descomposición de la materia.

Cuerpo y hogar: prisión, cadena, frontera infranqueable.

El interludio como salto en la enfermedad:

Anne toca el piano en el recuerdo de Georges;

Los cuadros -esos cuadros- en silencio, únicos testigos de un amor multiforme, ciego, apasionado, egoísta, violento, sincero. 

Una topología del amor.

La última conversación siempre lúcida: la lucidez de una vida en palabras mal pronunciadas.

La condición real de lo matérico, la casa vacía.

La oscuridad se sugiere.

Y los cuadros,

esos cuadros.