18 de enero de 2014

True detective (HBO)

Absolutamente entusiasmado con el estreno de True detective en HBO. Heredera directa de 'Zodiac' de David Fincher (para mí, su obra maestra), no tan sólo en el ritmo y estructura narrativa, sino también en cómo bascula el objeto de interés: el hipnótico caso (un "serial killer") es excusa, como en aquella historia (verídica, recordemos) contada por David Fincher, para mostrar con profundidad la psicología de dos detectives y su obsesión, Rust Cohle y Martin Hart, que parecen salidos de las mejores páginas del sello VERTIGO de DC Comics (irremediablemente pienso en el John Constantine de Alan Moore, en los soliloquios tronados a la Grant Morrison del detective Cohle, en la América profunda de Predicador...), con toques de la frialdad surrealista de Charles Burns o David Sánchez. Escuchar cosas como "Se puede oler la psicoesfera", "Yo no duermo. Sólo sueño" o "Este sitio parece el recuerdo de una ciudad..." es una bendición televisiva.