13 de diciembre de 2005

"Oriente y Occidente": Sonic Youth & Enrique Morente (live Valencia 2005)



Al amigo Rafa, interferencias panoli y sin sal,
de nuevo en casa.

Sonic Youth y Enrique Morente
Festival Heineken Greenspace, Valencia

Ruta 66, diciembre 2005 (gracias, Ignacio Julià)

Tres naves industriales en desuso fueron el peculiar laboratorio en el cual Sonic Youth y el granadino Enrique Morente cruzaron sus caminos polvorientos de exploración sonora. Si conocidas son las multiculturales jams sónicas (Granada ya disfrutó en 1999 de una colaboración en directo junto a los bereberes Master Musicians of Jajouka), no son menos las de Morente, ya sea con Lagartija Nick, Ute Lemper o el guitarrista Pat Metheny. 


En primer lugar el set de Sonic Youth sirvió como introducción, parca pero intensa, al esperado híbrido con el cantaor. La tetralogía inicial del Sonic Nurse tour ("I Love You Golden blue", "Stones", "Pattern recognition" y "Unmade bed") es básica para entender la actual dirección del grupo neoyoquino, aunque los clásicos ("Schizophrenia", "Mote" y "Kool Thing") ayudaran al nostálgico, siempre ávido de las asperezas noise de su discografía. El segundo acto estaba reservado a Enrique Morente, estandarte de la heterodoxia flamenca y mimado por la audiencia indie, a la cual premió con visitas a esa obra cumbre que es "Omega". Con el respetable a sus pies y la catarsis emocionada de "Manhattan" (relectura del "First We Take Manhattan" de Leonard Cohen), neófitos y expertos sólo acertaban a aplaudir, hipnotizados ante la presencia eterna del de Granada en el centro del escenario. 


Fue entonces cuando el quinteto sónico volvió al escenario para sumarse a Morente y los suyos en el martinete "Oriente y Occidente", largo y complejo desarrollo en cuyo inicio el cante apenado de Morente se erige en protagonista, con Steve Shelley plenamente integrado en la rítmica impuesta por los flamencos y sus palmas y cajones. Los suaves y tímidos feedbacks sónicos acompañaban casi sin querer, tímidos y frágiles, a la preciosa guitarra española, en una austera y misteriosa conjunción, hasta que coros y palmas sincopadas dieron el aviso de una tormenta, la que llegaría cuando Sonic Youth decidió convertir las leves fricciones sonoras en una creciente muralla de sonido y acoples que acompañaría el maestro en un interminable quejío final, inspiración sobrenatural que llenó el escenario y la historia de magia y misterio, de duende y ovación. 


SERGISONIC

7 comentarios:

rafa dijo...

o

h

sergisonic dijo...

:)

siloam dijo...

uauuuu, con Morente, duendes por todas partes, imagino.
muacsss y otro pa'tí, sr, ra_ro.:)

Anónimo dijo...

ah, rafa, y tienes que contarle esto a "apenino"; por 2 veces le dí la paliza con respecto a ciertos flamencos en directo.
vuelvo porque al leer ruta 66, me saltó la memoria:
http://www.lector.net/phyfeb00/kerouac.htm

siloam

R A U L E dijo...

Si su intención era volver a darnos envidia cochina por lo que algunos nos perdimos... lo ha conseguido totalmente. Sic.

emit dijo...

Hmmm, ¿alguien tiene una buena grabación de esto? Yo pude recoger el set de SY y la parte final con Morente (¡majestuooosooo!), pero con un micro condensador de pacotilla que la grabación me sirve de poco más que de souvenir.

El sonido de la nave era espantoso. A SY apenas les afectó (¡qué set más macarra se hicieron!), pero a Morente lo dejó en bragas...

Saludos

emit dijo...

Hmmm, ¿alguien tiene una buena grabación de esto? Yo pude recoger el set de SY y la parte final con Morente (¡majestuooosooo!), pero con un micro condensador de pacotilla que la grabación me sirve de poco más que de souvenir.

El sonido de la nave era espantoso. A SY apenas les afectó (¡qué set más macarra se hicieron!), pero a Morente lo dejó en bragas...

Saludos