5 de noviembre de 2006

vagón



viajo sentado, claro,
con el zumbido de unos
auriculares de regalo,
corcheas y semicorcheas de ruido
que transpiran los poros
en líquido/sonoro sudor.

todos...
ropa húmeda,
pero no hay música
en los oídos.

una nota mira sus uñas,
media melena
y acople de destellos
rubios,
piel
y pentagrama suave,
ojos
de cuerdas sabor miel,
sonrisa
en un tambor pequeño.

llego tarde,
es otoño,
la calor huele a música
mordiéndose las uñas.

nos miramos.

17 comentarios:

Mari dijo...

mirarse....
en un metro
en manhattan
¿si?

Isabel Romana dijo...

Una descripción inquietante. Asusta que hasta los ángeles se muerdan las uñas. Saludos cordiales.

Angus Scrimm dijo...

Esas casualidades, esas miradas, esa magia que solo sabe captar un instante que no se repetira nunca. Me ha gustado tu poema...

Eulalia dijo...

¡Ah, querido!
El metro nos obliga a observar. Y observar es peligroso, porque aparecen y desaparecen ángeles que te dejan un hueco en el estómago.
Un beso.

R A U L E dijo...

¿Ángeles que se muerden las uñas? ¿Desde cuándo existen espejos en los vagones del metro?...

Zifnab dijo...

Usted, lo que es es un golfo

Descarado

Se feliz

el santo job dijo...

que suave el metro de la ciudad condal,
que tranquilidad la de la gente
ojalá encuentre a otro angel con uñas mordidas y sonrisas en los ojos.
Un abrazo!

Princess Valium dijo...

Una mirada tímida, secreta, delicada, colmada de sensaciones secretas; todo en sólo un par de segundos...Qué maravilla...

manuel h dijo...

qué final tan bonito, de esos que te dejan imaginando el resto. Un bello poema, un corto precioso.

florecita dijo...

eso de que los angeles se muerdan las uñas me hizo alucinar...

najwa dijo...

parece mentira que esas cosas pasen en ese lugar de gente apelotonada y estresada :P
muchos besos!

Candela dijo...

Eso es un vagón de la Linea 2? Me parece que una que se ve al fondo soy yo.

ybris dijo...

Zumbidos, sudor...
Los vagones son así.
Menos mal que al final existen las miradas.

Espléndido.

Abrazos.

Cristina Crisol dijo...

Menos mal que existen esos momentos mágicos siempre envueltos de música...
Cuando menos te lo esperas.

Anónimo dijo...

preciosa balada de otoño en la ciudad.
besiños
siloam

Fuego Fatuo dijo...

Resulta bonito encontrarse por la mañana con una de esas miradas, instante fugaz que sabes que no volverá pero consigue hacerte empezar el día con buen pie :)

Mireya dijo...

En junio pasado sentì, antes de subir que encontraria en el metro al amor de mi vida, a poco de estar subieron dos muchachos, luego entablamos conversa, es larga la historia, fue maravillosa, solo que él no se animó a pedirme el tel y yo tampoco a darselo, y me bajè y no lo volví a ver snif! pero fue mágico, cada vez que subo a esa línea miro, estarà hoy?