20 de marzo de 2007

Soy el revisor

La puerta del vagón de metro se abrió, y todos los pasajeros bajaron. David era el último. Se levantó del asiento y se dirigió también a la puerta. Allí, barrando su paso, esperando en el andén, se encontraba un señor mayor, arrugado, con un ligero bigote canoso y una calva bien pulida, de sonrisa y mirada exageradamente joviales. Vestía una camisa blanca adornada con una pajarita marrón oscuro, y movía su cabeza alegremente, parecía asentir a todo, y a la vez sostenía en equilibrio una bandeja con un vaso de agua.

- Soy el revisor de salida -exclamó, emocionado, con sus ojos pequeños bien abiertos.
- No llevo billete -respondió David, estupefacto, buscando en los bolsillos.
- Pues sin billete no puede bajar del vagón.

David no sabía qué decir. El señor seguía sonriéndole.

- No se preocupe, espere un poco. Quizás en la próxima parada ya tenga billete. ¿Quiere un vaso de agua?
- No, gracias, ahora no.
- Bien, pues que tenga un feliz día.

Y el revisor se despidió, con una sonrisa de oreja a oreja, levantando su palma derecha mientras su otra mano seguía sosteniendo la bandeja. David contestó el saludo, mientras las puertas se cerraban. Se sentó en los asientos, solo, y el vagón volvió a adentrarse en el túnel.

David seguía sin pestañear.


21 comentarios:

Itoitz dijo...

Jamás viajo sin mi diario. siempre debería llevarse algo estupendo para leer en el metro...
Un saludo.

casi yo dijo...

terrorífico...

Es una fantástica muestra de ese surrealismo que acojona por su verosimilitud. Es uno de esos sueños que uno siempre teme que se conviertan en realidad, como el monstruo en el patio de la cafetería en Mulholand Drive.

Me ha encantado. Un abrazo, maestro

Raule dijo...

Vaya, me preguntaba cuando comenzaría Inland Empire a hacerte pupita...
Un abrazo, pirata.

Botas de agua dijo...

Inquietante y pesadillesco. Un poco Poe. ¿Pero porque no se queda el revisor dentro del vagón? En mi opinión sería más escalofriante.
Frases sencillas e impacto visual, es mucho más difícil de lo que parece. Felicidad-es.

Déjà vie dijo...

no fotis q es una escena d...?

manuel_h dijo...

anda! había leído este post hace un par de días y creía que había dejado un comentario, pues no
debe ser parte del sueño.

me encantó!

Princess Valium dijo...

Hasta que el revisor no me ofrezca un bocadillo de jamón y una cervecita, no me compro el billete y ni me bajo en la siguiente parada.
Un petó

-Pato- dijo...

Ese señor de bigotitos y sonrisa ancha me dio miedo, hizo bien David en no tomar el agua.

Besos

el_Vania dijo...

La princesa del Valium tiene razón... pero vamos, que miedo... ese revisor parece el mismísimo MING, de la peli Flash Gordon...
Flash!! AAAaaaa!! Saviour of the Universe!!

Salud/OS, Sergi...

empiezo a entender dijo...

Genial. Mencantó.

Brisa dijo...

Me quedo con la pregunta de...¿cual será la próxima estación????

¿Alguien la quiere?? se la regalo :)

Está noche vas a tener que cantarme una nana para que me duerma XD, en serio yo también pienso que lo has bordado.

Un besitooo

Mari dijo...

los revisores de los trenes en el trayecto red hook manhattan son curiosos y aveces me hablan.

Esther dijo...

Pero qué cosa más preciosa Sergi...

sergisonic dijo...

dónde mejor se escribe y mejor se lee (con permiso de la taza del váter, si no hace frío), es en el metro, Itoitz. Aunque es cierto que el terror surrealista me daría más miedo en el el lavabo que en el vagón... O bueno, ya no sé. ¿Qué pensáis, amigos Raule y Casi yo? Cago en diez, con INLAND EMPIRE y su puta madre (piiip, ups, llegué tarde). Por suerte, creo recordar que este relatito no es ninguna escena del último Lynch. Aunque he de decir que sólo debo recordar como un 20 % de los fotogramas que en ella aparecen... Y no, no es alzheimer, sino una patológía esquizoide implantada vita intrasensorial por el maestro: no sé por qué lo ha hecho, ni cómo lo ha hecho, ni cómo pudo dormir mientras lo hacía. sus pesadillas son su fuente de inspiración sincera (ahora sólo falta que los "culturetas de turno" le saquemos punta, jajaja, bien dicho raule! -yo, me veo incapaz, pardiez!). Manuel, el metro volvió a pasar para que postearas: ¿Emilio sería un buen revisor? Fijo que sería el que ofrecería bocata y cerveza. El lío, Princess Valium, es que no sé dónde se venden tickets, ni para bajar del metro, ni para comprar la comida. ¡Estamos jodidos! No te dé miedo, Pato, es buena persona, siempre ayuda: a veces aparece con otras formas, con otras alturas, bailando, cantando en silencio, pero éste es de los buenos. es de los buenos en un mundo onírico, extraño, fantasmal, eso sí. joder, ¡seguimos estando jodidos! Sólo nos falta a MIng... ¡Qué mal rollo, El Vania! Empiezo... ¿Empiezas a entender algo? Si es que sí, iluminamos, porfi, que sin luz nos pegaremos el batacazo... La próxima estación... No sé, pero igual no se diferencie demasiado... Joder, quina por. ¡Quiero conocer ya, pero ya a los ervisores de red hook - manhattan! Mari, escríbeme sobre ellos!!!! Es que me parecen tan preciosos, estos revisores, igual que a ti, Esther.

Gracias y besos y abrazos y sueños

sergi

Zifnab dijo...

Jejejeje

Que bueno niño

Relate más. Se le da fantasticamente

Y sea feliz

Esther dijo...

tsé, es que yo voy mucho en tren...

siloam dijo...

qué bien escribes, meu rei,
muackssss

Mari dijo...

a ver
Son gorditos casi todos, llevan traje negro y camisa azul un gorro muy mono y le hablan a las viejitas.

LA BIEN PAGA dijo...

Hola sergisonic...ya ves despues de tanto tiempo me acabbo de enterar de tu blog...je je esta de puta madre tu relato mañana empezare a leer mas de lo que tienes por ahi, siempre es gratificante encontrar un fan de david lynch suelto por la red...
un abrazo

Intrús del Maresme dijo...

bones,

Simplement aprofito l'ocasió per saludar-te i t'envio la següent adreça, per sí pot ser del teu interès.

http://es.geocities.com/elmondelcomic

el santo job dijo...

muy bueno...
e inquietante