18 de mayo de 2007

Nada

Me levanté con miedo, después de aquella noche.
Alguien dormía al otro lado de la cama
y las sábanas ocultaban su rostro.
Las lujuriosas curvas mostraban su feminidad.
Me levanté con miedo, porque la cabeza
martilleaba, buscando recuerdos próximos. Y dolía.
Mis muebles me reconocían, sentado en el sofá,
observando la botella vacía de whisky
que había encima de la mesa. No recordaba nada.
. Nada.
Excepto los perros que jugaban en el parque.
Excepto la señora, más tarde, en el mismo lugar con su perra ciega.
Excepto la ambulancia, dos horas después.
. [No recordaba nada,
. porque no quería recordar nada más.]

Para R. C., dondequiera que estés.

23 comentarios:

Esther dijo...

Poesía amnesica.

Itoitz dijo...

NADA es suficiente, y en ocasiones NADA lo es todo.
Abrazos y feliz fin de semana.

Sherezade dijo...

Y sin recordar nada, posiblemente lo estuviera diciendo todo

sagar dijo...

que suerte a mi la ultima vez que me paso eso, al lado habia un tio...
muy bueno el poema, digno de Daniel Clowes(debe ser porque lo estoy leyendo ahora me recuerda bastante)

ybris dijo...

A veces uno no sólo no quiere recordar sino que quiere olvidar.
No sé si alcohol o desconocidas nocturnas lo podrían lograr.
Pero uno lo intenta.
Acabaremos dejando la vida como un colador.

Abrazos

el_Vania dijo...

En ocasiones es una buena terapia tener memoria selectiva o amnesia a placer, tómalo como quieras. Pero solo en algunas facetas de la vida, no vaya a pasarte como a algunos políticos...
Salud/OS!

Raule dijo...

Yo creo que optas por el olvido porque descubristes que aquellas lujuriosas curvas escondían un terrible secreto (de al menos 20 cm). Un abrazo, camarada!

Raule dijo...

descubriste, perdón (mierda guionista estoy hecho).

chica de las preguntas dijo...

Miedo y curvas lujuriosas. Rostros ocultos bajo sábanas. Siempre es bueno que a uno sus muebles le reconozcan. No fuera caso que. No seré yo quien hable del alcohol. Por dos razones.
Buenas noches y tres exceptos son demasiados para que una norma los soporte. Aunque cualquier cosa por una perra ciega.

Lágrima del Guadiana dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Lágrima del Guadiana dijo...

Nada horada más al corazón que una memoria rota a base de olvidos esforzados...

Un abrazo bien fuerte

Brisa dijo...

R.C, quizás significa experiencia, pero hasta con ella podemos poner distancia.

Un abrazo fuerte

la pequeña tortuga dijo...

Lo mejor es no pensar.

Poca broma, lo mejor es no pensar.

Princess Valium dijo...

Resaca amnésica...a veces resulta ser lo mejor.
Un petó

Gorjeos dijo...

Siempre es menos malo que levantarse con resaca y solo... o no... no se, habra que meditarlo.

Un saludo tio!

casi yo dijo...

para eso sirve el whisky: para poder decir que no te acuerdas de lo que no quieres acordarte.

No quiero ni pensar en la historia real de la que surja este texto. Poque es desgarrador.

Un abrazo, amigo

Angus Scrimm dijo...

Los no recuerdos inquietan, pero la intriga es algo que no está todo lo bien considerado que por justicia debería estar.

Nada..., prefiero los algo, pero las nada fomentan la imaginación, algo últil.

amandine dijo...

el recuerdo a veces, es una pesadilla en forma de espiral real que se cuela por las rendijas de las persianas.
reconozco esa nada.

y la temo.

un beso para recordar.
un sueño sin nada más que sueños.

DANI dijo...

Collonut, amnesia voluntaria, qui pogués je je.

botas de agua dijo...

¿nada? ¿seguro? ¿ni siquiera una falacia feliz? ¿y si levantas la sábana? ¿y si no compras whisky? ¿y si nunca llega la ambulancia? ¿y si la perra no está ciega? ¿y si de repente ya sabes dónde está r.c?

amandine dijo...

las sonrisas
[al contrario que la nada]
siempre llegan cuando se las busca.

aquí tienes la mía
abierta
sobre tu mesita de noche.

un beso y un sueño pendientes.

manuel_h dijo...

quién quiere recordar más??

Lara dijo...

Ya quisiera yo haber tenido esa amnesia en algunas ocasiones! Es que hay momentos para olvidar. Qué suerte la tuya!
Un saludo.