23 de octubre de 2010

La República: Jaime Peñafiel no es Roland Emmerich (homenaje a la Factoría Bruguera)


Buscaba aquella tarde un rostro geométrico de líneas sin trazar y no se me ocurrió mejor lugar que remover entre las paredes de cartones de la República, siempre lugar extraño, tiempo escapado. Era aquel un momento complejo en el que se presentaba ante mí, una vez más vulgar escoria obrera y voluntariosa obligada a contar en fracciones de ocho horas, se presentaba ante mí, decía, la grotesca ironía monárquica sabelotoda. No quería recordar a Roland Emmerich. No pintaba nada Roland Emmerich en aquel cómic, pero sí su pareja de baile, Jaime Peñafiel y la armonía ociosa y coloreada de las gafas recogidas en sus manos, la armonía de la verdad polisémica para unos, monoteísta para otros. Nuevas definiciones de la aburrida mentira en el diccionario Vox de color rosa. Enriquecer la patria a base de sinónimos también puede ser motivo de celebración de fracs y pamelas, de tacones e impuestos a cuenta de Sergio Ramos, otro Robin Hood con gomina. Jaime Peñafiel sería un Doctor No entrañable en la Factoría Bruguera, tan mayúscula y necesaria como una monarquía cualquiera. Pero dejémoslo aquí y fumemos un habano, aunque no podamos tragar el humo y hablar a la vez.

3 comentarios:

Carlos dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
ybris dijo...

Se te dan perfectamente los homenajes. Para Bruguera mejor Jaime Peñafiel que Roland Emmerich.

Abrazos.

RevistaAtrofia dijo...

Hola, estamos intentando crear una revista de difusión artística,
http://revistatrofia.blogspot.com/
La idea es que si les gusta escribir, pintar, o el cine y la fotografía, se comuniquen con nosotros al mail que sale en el blog y puedan participar, para generar conciencia artística independiente. Saludos y gracias por el espacio