29 de agosto de 2012

Lo que se dice sobre "E-mails para Roland Emmerich"


[los comentarios, junto a los enlaces a los textos completos, aparecen colgados en la página http://emailspararolandemmerich.tumblr.com]


"Simulacro referencial, sexo degradado, residuos de la era tecnológica y poesía devastada se encuentran remezclados en un primer libro prometedor y diferente."
Vicente Luis Mora, en Diario de lecturas.


"Poemas para un mundo que se viene abajo. Poesía para la toma de conciencia de clase, y no en el sentido marxista: hoy en día nuestra clase es la de los hijos del Apocalipsis. Y está sucediendo ahora. Poesía del después, postpoesía, al cabo. Ya que el mundo es un texto habrá que leer su superficie con los dedos, como en braille, y en un mismo plano mezclar, mientras suena el sampler del Fin, la astronomía, la música pop, el cine soviético, las marcas del consumismo, series de televisión, la vida misma y sus enigmas. Todo. Igual que sucede en la red de redes. Sergi de Diego Mas también sabe que Internet es el último capítulo del libro del Apocalipsis. Hoy."
Raúl Quinto, en Culturamas.


"Un poemario que apunta nuevos libros del autor y nuevos desarrollos. Se mueve a pocos centímetros del suelo, elipsis certeras, hallazgos. Me parece muy bueno este libro."
Agustín Fernández Mallo.


"Un primer libro de poemas impecable. Sergi de Diego Mas sintoniza tanto con su presente histórico y tecnológico como con el reverso de su propia piel."
Jordi Carrión.


"No solamente se trata de traer a colación la idea de catástrofe (“Escribiré un e-mail a Roland / Emmerich porque él sabe de estas cosas.”), de fin de los tiempos, sino de conectarla con un lenguaje simulativo como es el cinematográfico. Una bonita paradoja: el cine como lenguaje capaz de representar la abolición del sentido y a su vez el cine como construcción basada en la contingencia, semillero de la misma catástrofe del sentido. (…) Sergi de Diego Mas escribe sobre las autovías desde carreteras comarcales, posmodernidad y modernidad dándose la mano. ¿Será esta una nueva pista?"
Unai Velasco, en I faked Roger Rabbit.


"E-mails para Roland Emmerich es moderno en su justa definición de diccionario: acorde con el tiempo actual, avanzado en sus características, usos o costumbres."
Jordi Corominas i Julián, en Sigueleyendo.


"De ser otro arte, en lugar de poesía, E-mails para Roland Emmerich sería una exposición fotográfica: una secuencia de instantáneas escogidas con tino."
Arancha Martínez, en Koult.


"Un poemario deslumbrante, donde se solapan el cine, el apocalipsis, los mundos en ruinas y J. G. Ballard, entre otras notables influencias."
José Ángel Barrueco, en Escrito en el viento.


"Un poemario muy audiovisual. Yo diría que multimedia."
Carlos Gámez, en La ansiedad de las cucarachas.


"Este libro es un auténtico manual sobre cómo exprimir la imagen, la búsqueda de un sonido nuevo, un eco posindustrial que define otra manera de escribir poesía."
David Refoyo, en Una ciudad llamada Perdición.


"Y de ese fin del mundo moderno nos habla el autor a través de la metáfora; del aire y del silencio que atraviesa y articula el poemario a base de opuestos que juegan con el lenguaje."
Mario Crespo, en El viento que agita la cebada.


"Voz genuina y poética del ahora."
Sergi Bellver, en Microcríticas literarias en twitter.


"E-mails para Roland Emmerich me ha gustado mucho. Tiene todo lo que me gusta encontrar en un libro de poesía: un ritmo muy bien conseguido (que se mantiene igual en los fragmentos en prosa, algo bastante difícil de conseguir), ganas de transmitir algo (sensaciones en flash de vacío, de frío, de soledad/// imágenes en bucle de ordenadores tirados en la calle, de cristales que se rompen, de playas mutantes ) y ganas de experimentar (...). Vais a leer esto en una pantalla y me alegro. Porque entonces significa que no es real. O que es tan real que ya no podemos distinguirlo."
Layla Martínez, en Vida de perras.


"La habilidad de Sergi es haber mezclado elementos contemporáneos, de uso continuado y en todos los ámbitos sociales, con asuntos universales y de trascendencia en el género humano. La alta y baja cultura. La cultura media, al final, la cultura de todos."
Javier López Menacho, en El espacio relatado.


"Sergi pedalea sin moverse, tiene reflejos de cigüeña y se alimenta de un núcleo muy profundo donde encajan, como un guante, teorías, sistemas cuánticos y abandonos, series de televisión, Terrence Malick, David Lynch, blogs; sostiene cada ruina, como un arquitecto en un quimérico ensanche mental."
Elías Gorostiaga


"Poesía objetual, donde Sergi recurre a lo visual para describrir de manera persuasiva y detallada la realidad, indagando sobre nuestra íntima relación con la tecnología."
Freshland Mag


"Este libro explora los pliegues menos cómodos de nuestra relación con la tecnología."
Fantastic Plastic Magazine


"Llegir el poemari ha estat com fer un tour virtual per Gotham o els LA de Blade Runner. Tecnologia i solitud -es repeteix sovint el terme- en un paisatge urbà que aclapara… Em sembla veure una tensió no resolta entre un afany socialitzador i l’isolament de l’individu. Aquesta fotuda paradoxa de la societat-xarxa que ens connecta i ens exclou a l’hora i que és la gran catàstrofe mai explicada per l’amic Emmerich. I la ciutat, molta ciutat ferida, amb crostes d’asfalt i sang de neó."
Josep Pena.


"Un libro muy bien editado y con un contenido brillante. Para mí es un poema siglo XXI en clave de greguería."
Jesús-Ignacio Torres Baró.