17 de julio de 2013

El sonido

Todo ocurre de manera rápida y horizontal, observo, mientras estoy sentado en un banco del Pg. Marítim de la Barceloneta: bicicletas, footing, patines, esquíes, sirenas, voces, playas o artilugios en movimiento que ya no sé nombrar. Si cierro los ojos el travelling también es sonoro. Sólo hay un organismo, un cuerpo, que no emite sonido alguno: un vehículo eléctrico que se desplaza, invisible, a través de esta orgía sensorial. El progreso es ruido y silencio, es decir, sonido.