11 de abril de 2013

Henry D. Thoreau; El diario





         Las primeras agujas del diablo en el aire y, también, 
      algunas, más pequeñas, de un verde brillante, en las flores.